Correr en Ayunas: ¿Realmente es Bueno o Malo?

Si estás pensando perder peso o ya te has puesto a ello, seguramente alguna vez habrás escuchado que correr en ayunas es algo beneficioso para esta cuestión. Esta tarea se fundamenta en el principio de que, al hacer una actividad aeróbica con el estómago vacío, el organismo se ve forzado a quemar las grasas acumuladas para obtener energía. Sin embargo, esta hipótesis no es totalmente cierta ya que existen muchos condicionantes que hay que tener en cuenta. A continuación, trataremos de profundizar más en detalle sobre esta práctica que cada vez se está extendiendo más entre un gran número de personas.

Correr en Ayunas

© adam121 – Fotolia.com

Durante los últimos años se han realizado diversos estudios sobre la conveniencia de correr en ayunas para favorecer la pérdida de peso. Las conclusiones no siempre han resultado claras ni son aplicables a todas las personas ya que, en buena medida, éstos pueden depender de factores propios de cada uno como, por ejemplo, el metabolismo. Por otra parte, la intensidad del ejercicio que se va a realizar también influye de una manera clara en el hecho de quemar grasas, glucosa o proteínas. En definitiva, esta práctica es beneficiosa para adelgazar sólo si se hace de la forma correcta.

Cuando hablamos de la intensidad del ejercicio nos referimos a que está demostrado que la actividad física moderada es más conveniente para quemar las reservas de grasa. Si sales a correr en ayunas y te impones una elevada carga de trabajo, probablemente, tu cuerpo se vea obligado a recurrir a las reservas de proteínas ya que no dispone de la energía obtenida mediante la ingesta de alimentos, algo que hay que evitar puesto que conlleva pérdida de tono muscular. Si este desagradable hecho se produce, además, notarás como cada vez te cuesta más finalizar el entrenamiento que te hayas propuesto.

Respecto a lo comentado en el párrafo anterior has de tener algo claro: los músculos son los mejores quemadores de calorías. Por tanto, en ningún caso debes sacrificar tu masa muscular si lo que quieres es bajar peso de forma efectiva. Si consigues encontrar el equilibrio perfecto para salir a correr en ayunas, quemar grasas y mantener tu tono muscular, esta práctica es tan recomendable como cualquier otra para conseguir este objetivo.

Uno de tus mayores temores si estás pensando en salir a correr en ayunas seguramente sea el hecho de poder sufrir mareos y náuseas provocados por bajadas de azúcar. Si bien es cierto que ésto no tendría por qué ocurrir si controlas la intensidad del ejercicio y acostumbras a tu cuerpo a realizar esta actividad poco a poco, la realidad es que es algo que a todo el mundo le puede ocurrir alguna vez. Para evitar que este malestar se produzca debes cuidar tu alimentación. Incluso puede que sea más recomendable tomar algunos alimentos un tiempo antes de comenzar con la actividad física.

La alimentación antes y después de salir a correr en ayunas

La alimentación previa y posterior es algo muy importante a la hora de salir a correr en ayunas. Lo ideal es que si comienzas a realizar este tipo de entrenamiento, la noche anterior consumas una cantidad mayor de hidratos de carbono de lo habitual. Así, al despertarte, tu organismo dispondrá de una dosis extra de energía respecto a la habitual. De la misma forma, lo que comas una vez finalizado el ejercicio es muy importante. Muchas personas que van a correr en ayunas caen en la tentación de darse un atracón una vez finalizada la sesión ya que la sensación de hambre durante y después de la actividad es muy intensa. Y, si ésto ocurre, el sacrificio habrá sido en vano.

Hacer un desayuno ligero y saludable puede ser una opción más aconsejable para muchas personas que quieren perder peso que correr en ayunas. Plátanos, yogures, zumos o barritas energéticas son alimentos cuya digestión tarda en realizarse menos de 30 minutos y que te permitirán ejercitarte sin esa molesta sensación de hambre. Además, poseen muy pocas calorías por lo que, en cierta medida, son muy beneficiosos para adelgazar. Por si fuera poco, si no estás acostumbrado a hacer deporte con el estómago vacío, te permitirán realizar tandas de ejercicios más largas, te recuperarás físicamente antes, ganarás resistencia y evitarás los atracones de los que hablábamos antes.

En definitiva, podemos afirmar que correr en ayunas no es algo perjudicial, en sí mismo, si bien es cierto que no es la práctica más recomendable para aquellas personas que estén tratando de bajar de peso. Una vez dicho ésto, si conoces bien tu cuerpo y tus posibilidades, es una actividad física tan saludable y recomendable como cualquier otra.

Tu opinión es importante, ¡deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *