Ciclismo de montaña: ¿Por dónde empezamos?

El ciclismo es una de las disciplinas deportivas más emocionantes que se pueden encontrar. Este hecho es aún más palpable en las modalidades de montaña ya que en ellas se mezclan los caminos sinuosos y llenos de obstáculos con descensos vertiginosos y duras subidas.

Para abrir boca, os dejamos este vídeo (¡ojo! no apto para principiantes) para empezar a motivarnos un poco :)

[youtube id=”dBlSHIBUx7g” width=”600″ height=”340″ position=”center”]

Para empezar a practicarlo, requiere de cierto entrenamiento previo y de tomar en cuenta ciertas consideraciones adicionales de seguridad. Así que, si estás pensando en empezar a practicar ciclismo de montaña, pon mucha atención a lo que vamos a contarte.

Tipos de ciclismo de montaña

Evidentemente, si no posees experiencia en ciclismo de montaña, lo mejor es que empieces a practicarlo en aquellas disciplinas que se desarrollan por los senderos más fáciles y accesibles. En general, lo ideal es que comiences con la modalidad de Cross Country o, lo que es lo mismo, de campo a través. Existen muchos circuitos para principiantes en los cuales, generalmente, abundan las rectas con subidas y bajadas moderadas y en cuyos caminos no hay demasiadas piedras, arbustos ni baches.

De igual forma, también puedes optar por practicar ciclo-cross, una disciplina de ciclismo de montaña similar al Cross Country pero que, en lugar de llevarse a cabo con mountain bikes, se hace con bicicletas de carretera equipadas con una cubierta especial para el barro. Aunque en esta modalidad se alcanzan velocidades bastante altas, los senderos por los que se transcurre suelen no presentar excesivas dificultades.

Material imprescindible para el ciclismo de montaña

El ciclismo de montaña requiere de que poseas, en primer lugar, de una mountain bike o, como ya hemos dicho, una bicicleta de carretera adaptada. Además, debes asegurarte de limpiarlas después de cada entrenamiento y de llevar a cabo el mantenimiento necesario para evitar accidentes y averías. Asimismo, un maillot, un culotte y unas zapatillas preparadas para ajustarse a los pedales son el conjunto de prendas que deben formar tu vestuario. Sin embargo, también puedes añadir manguitos, perneras y una chaqueta cortavientos para protegerte del frío. Y, por supuesto, un casco de calidad que absorba los impactos de forma eficiente es el elemento de seguridad indispensable, si bien es cierto que un juego de rodilleras y coderas también puede serte de gran utilidad.

Pues ya sabes todo lo que necesitas para empezar a practicar ciclismo de montaña. Además, cuando domines estas disciplinas, estarás en disposición de empezar a practicar otras más extremas como, por ejemplo, la de Downhill o Freestyle. ¡Adrenalina y emoción en estado puro!